A. Selfa & Los Compadritos (TANGOS)


        A finales de los 80, tres componentes del grupo de rock 'Los Cuervos' y yo, creamos un grupo de tangos que empezó llamándose 'Bandoneón', más tarde 'Toni milonga y los compadritos' y finalmente 'Los compadritos'. Carlos Gómez (batería), Santiago Penagos (guitarra eléctrica) y Enrique Marí (bajo eléctrico) me acompañaron en este proyecto en el que llegamos a ser finalistas del Circuito Rock de Valencia, cantando tangos. Unos años después, Santi tuvo que dejar el grupo para dedicarse de lleno a 'Los Relevos', otro proyecto en el que estaba metido y que se encontraba en plena promoción en ese momento. 
Entraron entonces 2 nuevos 'compadritos': mi hermano Jaime (guitarra eléctrica) y Mateo Giarrusso (timbaletas y xilófono). Mateo era un profesor de percusión argentino afincado en Valencia. Su entrada en el grupo aportó una gran riqueza y nuevas sonoridades. 
       El repertorio básico del grupo se componía, en un primer momento, de tangos de Gardel, principalmente de su primera época. Más tarde fuimos incorporando temas propios y abriéndonos a otras posibilidades rítmicas, versioneando canciones de Les Negresses Vertes, Quintín Cabrera ("Milonga Niza") o Malevaje ("A candombear"). Mateo aportó su "Gata traidora" (con guiños caribeños); yo puse música al poema "Los ladrones", de Raúl G. Tuñón, (con ritmo de tango en la parte central), y compuse "En alta mar", la historia de un marinero que había perdido sus raíces, con un ritmo mestizo que recuerda vagamente al candombe o la milonga.
       Las grabaciones se realizaron en Valencia, en un estudio doméstico, entre 1988 y 1992 (excepto "En alta mar", en 1997). 
       Para oír más tangos en este blog, ir al enlace: TANGOS (II)


LA NOCHE DEL FAROL
(Letra: Conxa Martínez
Música: Antonio Selfa)
Márcale el paso a la vida,
revuelve sueños y angustias.
Vamos empujando adentro,
la barra es tango y acción
A la Taberna del Puerto,
espesura en el ambiente,
amores imaginados,
al roce de las miradas
arden bocas de repente...
Empapados en sudores
todo acabará a las cinco...
Arrastremos los amores
a la próxima estación:
taconeado y chapoteando
en la noche del farol.
El calor que nos retiene,
la lluvia que nos espera...
Nos quedaremos un rato
cobijando el corazón.
Como tantas otras veces,
él allí revoloteando,
acariciará sus nucas,
mientras no termine el juego
rindes cuentas a su encanto...
Empapados en sudores
todo acabará a las cinco...
Arrastremos los amores
a la próxima estación:
taconeado y chapoteando
en la noche del farol.

NO SIRVO PARA ESTAR ATAO (A. Selfa)
Si te digo que lo siento
no me quieres escuchar,
si por el contrario, miento,
no paras de preguntar.
No estoy puesto en la macana
y acabas por descubrir
que una mina se citaba
conmigo en el bulín.
¿Qué puedo hacer? No soy malvao,
es que no sirvo para estar atao.
Por mucho que yo te quiera
así me has de aceptar
o lo tomas o lo dejas
pero yo no he de cambiar
¿Qué puedo hacer? No soy malvao,
es que no sirvo para estar atao.
Veo en todas las mujeres
un motivo de pasión,
las quiero si ellas me quieren
y aceptan mi condición.
No piyo la vida en serio,
no soy tan gil, no señor,
que importa que esté sin vento
si me encurdela un amor.

SUERTE EN DANZA  (A. Selfa)
Me dispongo a partir,
no me importa el lugar,
no soporto el peso de los recuerdos,
el mirar hacia atrás
me gasta el corazón
y desarma el cajón de mis sueños.
Me dispongo a dejar
este viejo rincón,
ya hace tiempo la suerte fue echada
y no quiero oir más
esa triste canción
que grabada a fuego en mi alma quedó.
Tiempo... pena...
no soporto esta dura condena.
Suerte en danza,
aún me queda un dedal de esperanza,
y si todo se fue
ya no quiero llorar...
es la vida una copa que hay que apurar.
La mentira que hallé
en tu sucia traición
ha dejado mi pecho vacío,
y sin aire y sin fe
aún me queda valor
pa alimentar la llama de otro amor.

TENTACIÓN (A. Selfa)

Salgo a la calle contigo, 
con mi brazo en tu cintura. 
Tú me miras, yo te miro 
y caminas con soltura. 
Bajo tu falda de cuero 
se oculta la tentación... 
No se paga con dinero 
ni puede nada el acero 
ante tu corazón. 

Sueño con besarte toda al llegar la madrugada 
cuando todos mis deseos se postren ante ti. 
Y lo mismo que a una diosa te venero pues no hay nada 
más hermoso que tu cuerpo que hoy me hará feliz. 

 Te quito la chaquetilla 
 y te ofrezco una copa, 
te acomodas en la silla, 
el champán besa tu boca... 
Entre tus labios de fuego 
se oculta la tentación... 
no se paga con dinero 
ni puede nada el acero 
ante tu corazón.


Antonio Selfa & Los Compadritos (Valencia, 1990)


 MILONGA NIZA (Quintín Cabrera)

El gallo en su gallinero
abre las alas y canta, 
quien se acuesta en cama ajena
madrugando se levanta. 

Te quiero tanto, vidita,
vidita tanto te quiero, 
que si me sacan los ojos
te miro con los agujeros. 

En el tiempo'e los apostoles
los hombres eran barbaros, 
se subian a los arboles 
y se comian los pajaros...



 UNA VIDA DE PERRO ("IL" de Les Negresses vertes)

Bebe y se olvida que ha de vivir,
duerme y se olvida que ha de beber...
Es un destino
destino cruel....


GARUFA  (Collazo / Soliño)
Del barrio La Mondiola sos el más rana
y te llaman Garufa por lo bacán;
tenés más pretensiones que bataclana
que hubiera hecho suceso con un gotán.
Durante la semana, meta laburo,
y el sábado a la noche sos un doctor:
te encajás las polainas y el cuello duro
y te venís p'al centro de rompedor.
Garufa ¡pucha que sos divertido!
Garufa, ya sos un caso perdido;
tu vieja dice que sos un bandido
porque supo que te vieron la otra noche
en el Parque Japonés.
Caés a la milonga en cuanto empieza
y sos para las minas el vareador;
sos capaz de bailarte la Marsellesa,
la Marcha a Garibaldi y El Trovador.

Con un café con leche y una ensaimada
rematás esa noche de bacanal
y al volver a tu casa, de madrugada,
decís: "Yo soy un rana fenomenal".

UNO Y UNO (Traverso / Fava Pollero)
Hace rato que te juno
que sos un gil a la gurda,
pretencioso cuando curda,
engrupido y charlatán.
Se te dio vuelta la taba,
hoy andás hecho un andrajo;
has descendido tan bajo
que ni bolilla te dan.
¿Qué quedó de aquel jailefe
que en el juego del amor
decía siempre: "Mucha efe
me tengo pa' tayador"?
¿Dónde están aquellos briyos
y de vento aquel pacoy,
que disqueabas, poligriyo,
con las minas del convoy?
¿Y esos jetras tan costosos,
funyi y tarros de un color,
que de puro espamentoso
los tenías al por mayor?
¿Y esas grelas que engrupido
te tenían con su amor?
¿No manyás que vos has sido
un mishé de lo mejor?
Se acabaron esos saques
de cincuenta ganadores;
ya no hay tarros de colores
ni almuerzos en el Julien.
Ya no hay paddock en las carreras,
y hoy, si no te ve ninguno,
te acoplás con uno y uno...
¡Qué distinto era tu tren!

TOMO Y OBLIGO  (Romero / Gardel)

Tomo y obligo, mándese un trago, 
que hoy necesito el recuerdo matar; 
sin un amigo lejos del pago 
quiero en su pecho mi pena volcar. 
Beba conmigo, y si se empaña 
de vez en cuando mi voz al cantar, 
no es que la llore porque me engaña, 
yo sé que un hombre no debe llorar. 




LOS LADRONES  (Raúl González Tuñón)
Ven a verlos por la mañana
con la gorra hasta las orejas,
han desvalijado a las viejas
del asilo de las hermanas.
Dilapidarán sus dineros
con mujeres y malandrinos
en pocilgas y merenderos,
en milongas y clandestinos.
Y son humanos, inhumanos,
fatalistas, sentimentales,
inocentes como animales
y canallas como cristianos.
Dilapidarán...
Oirán un tango de Pracánico
y en lo del Pena ole con ole,
mientras sueñan con Rocambole
las muchachas en el Botánico.
Del Parque Goal el payador
humedecerá sus mejillas
cantando sombrías coplillas
de sangre, de muerte y de amor.
Recitado:
Los ladrones usan gorra gris, bufanda oscura y camiseta a rayas... Saben silbar, bajarse de los coches en movimiento y bailar el vals... Por otra parte, se enamoran de robustas muchachas, coleccionan tarjetas postales y a veces lucen un tatuaje en el brazo izquierdo: una flor, un barco y un nombre: ROSITA. Todos los ladrones están enamorados de Rosita.... y yo también.
Ninguna angustia los desgarra.
cada cual vive como quiere.
cuando la madre se les muere
le ponen luto a la guitarra.
Dilpidarán...
Ven a verlos por la mañana
con la gorra hasta las orejas.

.

EN ALTA MAR (A. Selfa)
Era un viejo marinero
el que vino a esta ciudad
Tenía el cuerpo encogido
por el peso de la edad,
nadie conocía su lengua
ni cuál su tierra natal.
Era un hombre extraño y fiero,
un viejo lobo de mar
que cansado de las aguas
eligió, para acabar,
un puerto lejano al suyo
donde nunca recordar.
Solitario, pendenciero
¿Dónde quedan hoy tus sueños?
Desperdiciaste tu vida en alta mar.
Arrastra hasta aquí tus huesos
que traigo un ritmo extranjero
preñado de sal y brisa
pa que puedas olvidar
Siendo un niño lo embarcaron,
siempre soñó regresar.
Tantos años navegando,
cuando volvió a su ciudad
todo estaba tan cambiado,
nada parecía igual.
Sin amigos y sin casa,
sin familia y sin hogar,
ya no reconoce a nadie,
a nadie a quien saludar.
¿Para qué tanto camino
si no hay donde llegar?
Solitario….
Con su camiseta a rayas,
con su sucio pantalón,
fumando en pipa de caña,
bebiendo aguardiente y ron,
sólo le hablaba a su perro
mientras chupaba un limón.
Solitario…


5 comentarios:

  1. Me encantan los tangos, así que estoy disfrutando mucho con tu entrada.

    Te deseo un año lleno de felicidad y salud.,

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Me alegra que los disfrutes y lo comentes. Un feliz año también para tí! Salud!

    ResponderEliminar
  3. Fue una época fantástica y la combinación no muy ortodoxa de que fueras acompañado por músicos de rock le daba un aire diferente. Recuerdo muchas actuaciones en que un público aparentemente frío, acababa disfrutando de lo lindo del repertorio. Fue un honor, un lujo y un placer compartir aquellos momentos con vosotros y acompañar a tu voz y tu buen hacer. El proyecto merecía mejor suerte y más repercusión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Santi! Para mí también fue un lujo tenerte como guitarrista. La verdad es que fue una época muy especial. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir estos tangos con quienes nos asomamos a esta página. Un verdadero disfrute.

    Un saludo.

    ResponderEliminar