Cantando a Silvio Rodríguez y Pablo Milanés



Aprendí a tocar la guitarra y a enriquecer los arpegios y acompañamientos a través de las canciones de Silvio Rodríguez y de Pablo Milanés. Desde entonces siempre me han inspirado y han estado presentes en mi crecimiento como músico, autor o intérprete.

***


La Canción del elegido fue la primera canción que oí y la primera que aprendí de Silvio Rodríguez. Ésta es una grabación casera realizada a mediados de los 80, cuando yo tenía veintypocos años.



***

Te amaré (Silvio Rodríguez)

Te amaré, te amaré como al mundo
te amaré aunque tenga final
te amaré, te amaré en lo profundo
te amaré como tengo que amar.
Te amaré, te amaré como pueda
te amaré aunque no sea la paz
te amaré, te amaré lo que queda
te amaré cuando acabe de amar.
Te amaré, te amaré si estoy muerto
te amaré al día siguiente, además
te amaré, te amaré como siento
te amaré con adiós, con jamás.
Te amaré, te amaré junto al viento
te amaré como único sé
te amaré hasta el fin de los tiempos
te amaré y, después, te amaré.



Proposiciones(Pablo Milanés)

Propongo disfrutar esta jornada
inquientando tu gusto en dos sentidos
una palma que bate en tus oídos
y un cocodrilo verde en tu mirada.

Propongo que tu voz enamorada
se lance por caminos y veredas
anunciando; llegó la primavera
hagan suyo el crisol de esta morada.

Propongo compartir lo que es mi empeño
y el empeño de muchos que se afanan
propongo, en fin tu entrega apasionada
cual si fuera a cumplir mi último sueño.

***

El breve espacio en que no estás 
(Pablo Milanés)

Todavía quedan restos de humedad,
sus olores llenan ya mi soledad.
En la cama su silueta
se dibuja cual promesa
de llenar el breve espacio
en que no está.

Todavía yo no sé si volverá,
nadie sabe al día siguiente lo que hará.
Rompe todos mis esquemas,
no confiesa ni una pena,
no me pide nada a cambio
de lo que da.

Suele ser violenta y tierna,
no habla de uniones eternas,
mas se entrega cual si hubiera
sólo un día para amar.
No comparte una reunión,
mas le gusta la canción
que comprometa su pensar.

Todavía no pregunté "¿te quedarás?".
Temo mucho a la respuesta de un "jamás".
La prefiero compartida
antes que vaciar mi vida.
No es perfecta, mas se acerca
a lo que yo, simplemente, soñé.



 Caballo místico (S. Rodríguez)

Érase un caballo con dos alas
que subía, que volaba
como volaría el amor
Érase un caballo con un cuerno
en la nariz que en primavera
se hizo buen galopador.
Érase un caballo con un hombre
y un arquero, todo junto
con un solo corazón.
Érase que un beso era el Olimpo,
érase que abril era a las cinco.
Y las patas del animal místico
se enredaban en el aire
con su galope magnífico.
Y era que te había conocido
con tu nombre que volaba,
con tu pequeño vestido.

(Voz invitada: Violeta Selfa)

***
¿Qué hago ahora? (Silvio R.)

¿Dónde pongo lo hallado
en las calles, los libros, la noche,
los rostros en que te he buscado?
¿Dónde pongo lo hallado
en la tierra, en tu nombre, en la Biblia,
en el día que al fin te he encontrado?
¿Qué le digo a la muerte, tantas veces llamada
a mi lado que, al cabo, se ha vuelto mi hermana?
¿Qué le digo a la gloria vacía de estar solo,
haciéndome el triste, haciéndome el lobo?
¿Qué le digo a los perros que se iban conmigo
en noches perdidas de estar sin amigos?
¿Qué le digo a la luna que creí compañera
de noches y noches sin ser verdadera?
¿Qué hago ahora contigo?
Las palomas que van a dormir a los parques
ya no hablan conmigo.
¿Qué hago ahora contigo?
Ahora que eres la luna, los perros,
las noches, todos los amigos.


***

De qué callada manera -Canción-
(Nicolás Guillén / Pablo Milanés)

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

Y de qué modo sutil
me derramó en la camisa
todas las flores de abril.

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
(No soy tanto.)

En cambio, ¡qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)


***