Antonio Selfa canta ...a los POETAS

 


1. PARA MI CORAZÓN BASTA TU PECHO (Pablo Neruda)  
2. RETRATO (Antonio Machado)    
3. VOLVERÁN LAS OSCURAS GOLONDRINAS (G. Adolfo Bécquer)
4. BALADILLA DE LOS 3 RÍOS (Federico Gª Lorca)  
5. YO VENGO DE TODAS PARTES (José Martí)
6. SI SE PUDIERA INVENTAR (Félix Pita Rodríguez)  
7. ROMANCE BURLESCO (Fco. de Quevedo)  
8. MADEMOISELLE ISABEL (Blas de Otero)  
9. COMO TÚ (Roque Dalton)
10. ME GUSTAS CUANDO CALLAS (Pablo Neruda)
+
11. UNA HISTORIA DE AMOR (José Agustín Goytisolo)

(Grabado en 2012, excepto "Una historia de amor", grabado en 1991) 
Música de todos los temas: Antonio Selfa

 


<<<>>>







"Para mi corazón basta tu pecho" (Neruda)

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia
eternamente en fuga como la ola.

    Acogedora como un viejo camino
    te pueblan ecos y voces nostálgicas.
    Yo desperté y a veces emigran y huyen
    pájaros que dormían en tu alma.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna
y entristeces de pronto como un viaje.


***


"Retrato" (Antonio Machado)


Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla 
y un huerto claro donde madura el limonero;
juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.


       Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.



       Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.



       Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

       Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.


       Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.


       Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

***

"Volverán las oscuras golondrinas" (G. A. Bécquer) 

-



Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

        pero aquéllas que el vuelo refrenaban
        tu hermosura y mi dicha al contemplar,
        aquéllas q aprendron nuestrs nombres
        ésas... no volverán!

Volverán las tupidas mareselvas
de tu jardín las tapias a escalar
y otra vez a la tarde, aún más hermosas,
sus flores abrirán,

            pero aquéllas cuajadas de rocío
            cuyas gotas mirábamos temblar
            y caer, como lágrimas del día...
            ésas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño,
tal vez despertará,

            pero mudo y absorto y de rodillas
            como se adora a dios ante su altar,
            como yo te he querido, vida mía...
            así no te querrán!



***
 







 
L O R C A

El río Guadalquivir
va entre naranjos y olivos
Los dos ríos de Granada
bajan de la nieve al trigo. 

¡Ay, amor,
que se fue y no vino! 

El río Guadalquivir
tiene las barbas granates.
Los dos ríos de Granada
uno llanto y otro sangre. 

¡Ay, amor,
que se fue por el aire! 

Para los barcos de vela,
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada
sólo reman los suspiros. 

¡Ay, amor,
que se fue y no vino! 

Guadalquivir, alta torre
y viento en los naranjales.
Dauro y Genil, torrecillas
muertas sobre los estanques. 

¡Ay, amor,
que se fue por el aire! 

       



****
  


 
J O S É       M A R T Í

Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy,
arte soy entre las artes
y en los montes, montes soy.

Sé de un pintor atrevido
que sale a pintar contento
sobre la tela del viento
y la espuma del olvido.

           ¿Qué importa que tu puñal
           se me clave en el riñón?
           tengo mis versos que son
           más fuertes que tu puñal.

Yo he visto en la noche oscura
llover sobre mi cabeza
los rayos de lumbre pura
de la divina belleza.

Todo es hermoso y constante,
todo es música y razón
y todo, como el diamante,
antes que luz fue carbón.











***




"Una historia de amor"
(J. Agustín Goytisolo)
  


***





"Si se pudiera inventar
la vida cada mañana 
¡Qué alegría al despertar
encontrarla nuevecita y sin usar!..."

(Felix Pita) 

_____________________________



Etiquetas:
Poetas clásicos
Poesía para cantar
Poesía, música y canción
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario