El juego de la vida




1. Lienzo en blanco (A. Selfa)
2. Un mundo abundante (A. Selfa)
3. El juego de la vida (A. Selfa)
4. Quiéreme libre (A. Selfa)
5. Nubes en los bolsillos (A. Selfa)
6. ¿Quién pintó la luna? (Agustín G. Calvo / A. Selfa)
7. Canción sin causa ni fin (Isabel Escudero / A. Selfa)
8. Regalo de Abril (Isabel Escudero / A. Selfa)
9. Son dos gaviotas (A. G. Calvo / A. Selfa)
10. Voy (A. Selfa)



***








LIENZO EN BLANCO (A. Selfa)

Como un globo de luz
o una burbuja
tus ojos me sonríen
tu voz dibuja
melodías sembradas
de verde olivo...
y la tarde me encuentra
desnudo y vivo.

Desnuda te quisiera,
libre y desnuda:
desnudita de ideas,
libre de dudas.
Entregada te quiero
y tan transparente
que la sangre en tu pecho
se vuelva fuente.

... y un mar en calma
es tu alma, mi niña,
junto a mi alma.

Hoy la verde mañana
me despertó
con su verbo de luz
y de gorrión.
Entró por mi ventana y
miré tus ojos,
por si acaso trajera
algún antojo.

Cada día es un beso,
un lienzo en blanco
donde puedo pintar
mi mejor canto.
Cada día es un reto,
es un milagro:
con el alma en las manos
salgo a sembrarlo.







UN MUNDO ABUNDANTE (A. Selfa)

Tengo coche, tengo casa,
tengo una calabaza
que a las doce por mí pasa:
no me hace falta de na.

Tengo luz, tengo nevera,
tengo 7 primaveras
y un conejo en mi chistera:
no me hace falta de na.

No me hace falta de na,
ya te lo había dicho antes:
Soy un ser abundante
en un mundo abundante,
tengo todo esto y más...

Tengo pan, tengo tomillo,
tengo queso con membrillo
y una nube en los bolsillos:
no me hace falta de na.

Tengo mesa, tengo vasos,
tengo el monte a cuatro pasos
y una estrella en tu regazo:
no me hace falta de na.

(Estribillo)

Tengo llanto, tengo risa,
tengo un corazón de tiza
dibujado en tu sonrisa:
no me hace falta de na.

Tengo abrigo, tengo guantes,
tengo un cielo delirante
y un amigo dibujante:
no me hace falta de na.

Tengo amor, tengo canciones,
tengo corazón, riñones,
una boca y dos pulmones:
no me hace falta de na.

(Estribillo)







EL JUEGO DE LA VIDA (A. Selfa)

Me despierto, abro los ojos
y me dispongo a jugar el juego de la vida.
hoy voy a jugar....

a pedir cien mil euros en el banco
pa comprarme una casita,
a ingresar veinte mil que me dejaron
mis hermanos anteayer.
Y así voy relajado y confiado
en el juego de la vida
pues conozco un plan divino y si quieres
te lo puedo contar.

En el juego del amor esta noche
he quedado con María
yo le llevo mi alegría, 
ella lleva lo que tenga que llevar.
Y así voy disfrutando y aprendiendo
en el juego de la vida,
pues conozco un plan divino y si quieres
te lo puedo contar.

Hoy no sé qué me ha pasado
llego a casa y me duele todo el cuerpo,
cabreado, angustiado, estresado,
y con ganas de gritar.
Ah!... ya sé!... me olvidé, claro está
que la vida es sólo un juego
y que existe un plan divino
y ahora mismo yo me pongo a jugar.

Ahora sé que sólo yo soy responsable
de lo que ocurre en mi vida.
yo me creo mi riqueza, mi pobreza,
mi salud, mi enfermedad.
Veo a Dios como a un niño tan travieso
jugando a las escondidas
y me entrego al plan divino
y me pongo a jugar.

Cuando llega la mañana (yo me pongo a jugar)
y yo abro mi ventana... (yo me pongo a jugar)
Si yo gano, todos ganan... (yo me pongo a jugar)
Lo que digo en mi canción (yo me pongo a jugar)
ya lo dijo Calderón, (yo me pongo a jugar)
que la vida es sólo juego
y los juegos, juegos son.





QUIÉREME LIBRE (A. Selfa)

Mi amor por el aire vuela:
libre soy, quiéreme libre.
Dentro de mi pecho vive
un sol que todo lo quema.

Las nubes no dejan huellas,
el cielo siempre está ahí.
Tus besos no me encadenan:
¡Libre soy, siempre lo fui!

























VOY (A. Selfa)


Eres el aroma que me envuelve,
campos de cereales son tu pelo,
llegas con un beso: vas y vuelves
y desde tu raíz levantas vuelo,
levantas vuelo.

Viajo con un pétalo en mis manos
y cuatro jazmines en el pecho;
llevo un aguacero, un mes de marzo
y el violeta claro de un almendro,
de un almendro.

Y voy
así como si nada,
yo voy
cruzando empalizadas,
atravesando muros y alambradas,
atestiguando escenas desoladas
para al fin
llegar a la alegría:
justo aquí
comienza un nuevo día
y yo voy...


Tengo una casita azul con nubes
y pájaros que vuelan en el cielo;
tengo lo que acaso siempre tuve
y desde mi raíz levanto vuelo,
levanto vuelo.

Y voy…


***