3 feb. 2013

BIENVENID@ a CIENTO VOLANDO





 Gracias por la visita. CIENTO VOLANDO es un espacio donde guardo un centenar de canciones que he grabado a lo largo de las 3 últimas décadas.  También comparto algo de información, así como novedades o proyectos que van surgiendo. He organizado las entradas en ALBUMES (unos virtuales, otros son discos editados, y la mayoría maquetas). De cada álbum comparto varias canciones (en vídeo o audio), ya sean canciones propias, poemas musicados, versiones, etc. 
Puedes pinchar a la derecha, en entradas (ordenadas más o menos cronológicamente), o más abajo en una lista que especifica los distintos trabajos y estilos.





                    A los 15 años me traslado a vivir de Sevilla a Valencia, y ahí empiezo a tocar la guitarra de manera autodidacta. Gustaba de poner música a poemas de Miguel Hernández, Pablo Neruda, Machado, Nicolás Guillen, J.A. Goytisolo, etc. Poco tiempo después ya componía mis propias canciones. Siempre me resultó más fácil crear una melodía que la letra de una canción, por ello he musicalizado a innumerables escritores: especialmente Isabel Escudero y Agustín García Calvo, a los que conocí a princicpio de los 90. También he interpretado a otros artistas ya consagrados, como Georges Brassens, de quien empecé cantando las versiones que hiciera el propio A.G.C. 
           En mi faceta de intérprete hubo una época en la que me adentré en el mundo del tango. Aunque, realmente, si no son canciones propias, lo que más suelo interpretar son temas de otros cantautores (Silvio Rodríguez, P. Milanés, Serrat, Aute, P. Ibáñez, Kiko Veneno, etc).
       Por último, uno de los quehaceres que me produce más satisfacción es la de musicalizar y cantar poemas infantiles; es algo que vengo haciendo desde 2008, cuando entré en contacto con el mundo de la educación como maestro de escuela. 
       En los últimos años me suelo acompañar de la violoncellista Gloria Aleza, realizando un repertorio ecléctico, tanto de canciones propias como de versiones de otros autores.








CANCIONES PROPIAS:





POEMAS MUSICADOS:



POEMAS Y CANCIONES INFANTILES:
(Poemas de AnaLuisa Ramírez)
JUEGO, CANTO, CUENTO
(Poemas de P. Villar, G. Berdiales, R. Pombo, A. Nervo, etc.)





Canciones de GEORGES BRASSENS:
Quiero dar las gracias a Carlos Barberá y a Javi Sanmartín por su generosidad; a todos los que me han apoyado en estos quehaceres... y  a los músicos que han colaborado y han hecho que estas canciones sean mejores.



9 ene. 2013

TANGOS (II)



             Tras la etapa de Los Compadritos, el tango pasó a formar parte de mi bagaje  musical... Dejo aquí algunas grabaciones que he ido realizando en distintas épocas.







EL DÍA QUE ME QUIERAS
Acaricia mi ensueño
el suave murmullo de tu suspirar,
¡Cómo ríe la vida
si tus ojos negros me quieren mirar!
Y si es mío el amparo
de tu risa leve que es como un cantar,
ella aquieta mi herida,
¡todo, todo se olvida..!
El día que me quieras
la rosas que engalana
se vestirán de fiesta
con su mejor color.
Al viento las campanas
dirán que ya eres mía
y locas las fontanas
se contarán tu amor.
La noche que me quieras
desde el azul del cielo,
las estrellas celosas
nos mirarán pasar
y un rayo misterioso
hará nido en tu pelo,
luciérnaga curiosa
que verá...¡que eres mi consuelo..!



MELODÍA DE ARRABAL 
Barrio plateado por la luna,
rumores de milonga
es toda mi fortuna.
Hay un fueye que rezonga
en la cortada mistonga,
mientras que una pebeta,
linda como una flor,
espera coqueta
bajo la quieta
luz de un farol.
Barrio... barrio..
que tenés el alma inquieta
de un gorrión sentimental.
Penas...ruego...
¡esto todo el barrio malevo
melodía de arrabal!
Viejo barrio...
perdoná si al evocarte
se me pianta un lagrimón,
que al rodar en tu empedrao
es un beso prolongao
que te da mi corazón.
Cuna de tauras y cantores,
de broncas y entreveros,
de todos mis amores.
En tus muros con mi acero
yo grabé nombres que quiero.
Rosa, "la milonguita",
era rubia Margot,
en la primer cita,
la paica Rita
me dio su amor.



UNO 

Uno, busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha
es cruel y es mucha,
pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina...
Uno va arrastrándose entre espinas
y en su afán de dar su amor,
sufre y se destroza hasta entender:
que uno se quedó sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no llega
a un amor que lo engañó...
¡Vacío ya de amar y de llorar
tanta traición!
Si yo tuviera el corazón...
(¡El corazón que di!...)
Si yo pudiera como ayer
querer sin presentir...
Es posible que a tus ojos
que me gritan tu cariño
los cerrara con mis besos...
Sin pensar que eran como esos
otros ojos, los perversos,
los que hundieron mi vivir.
Si yo tuviera el corazón...
(¡El mismo que perdí!...)
Si olvidara a la que ayer
lo destrozó y... pudiera amarte..
me abrazaría a tu ilusión
para llorar tu amor...









MANO A MANO
Letra: Celedonio Flores
Música: Carlos Gardel / José Razzano
Rechiflado en mi tristeza, te evoco y veo que has sido
en mi pobre vida paria sólo una buena mujer.
Tu presencia de bacana puso calor en mi nido,
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.
Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión.
Hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
Ios morlacos del otario los tirás a la marchanta
como juega el gato maula con el mísero ratón.
Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones,
te engrupieron los otarios, las amigas y el gavión;
la milonga, entre magnates, con sus locas tentaciones,
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones,
se te ha entrado muy adentro en tu pobre corazón.
Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado;
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás...
Los favores recibidos creo habértelos pagado
y, si alguna deuda chica sin querer se me ha olvidado,
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.
Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamale tenga pesos duraderos,
que te abrás de las paradas con cafishos milongueros
y que digan los muchachos: Es una buena mujer.
Y mañana, cuando seas descolado mueble viejo
y no tengas esperanzas en tu pobre corazón,
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo,
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
pa'ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.





CAMBALACHE
Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...
¡Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador!
¡Todo es igual! ¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro que un gran profesor!
No hay aplazaos ni escalafón,
los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...
¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...
¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale no más! ¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo'a encontrar!
¡No pienses más, sentate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...





LA CUMPARSITA
Música: Gerardo Matos Rodríguez
Letra: Pascual Contursi / Enrique Maroni
Si supieras,
que aún dentro de mi alma,
conservo aquel cariño
que tuve para ti...
Quién sabe si supieras
que nunca te he olvidado,
volviendo a tu pasado
te acordarás de mí...
Los amigos ya no vienen
ni siquiera a visitarme,
nadie quiere consolarme
en mi aflicción...
Desde el día que te fuiste
siento angustias en mi pecho,
decí, percanta, ¿qué has hecho
de mi pobre corazón?
Sin embargo,
yo siempre te recuerdo
con el cariño santo
que tuve para ti.
Y estás en todas partes,
pedazo de mi vida,
y aquellos ojos que fueron mi alegría
los busco por todas partes
y no los puedo hallar.
Al cotorro abandonado
ya ni el sol de la mañana
asoma por la ventana
como cuando estabas vos,
y aquel perrito compañero,
que por tu ausencia no comía,
al verme solo el otro día
también me dejó...

1993 en Hermosillo (Méjico)





A MEDIA LUZ

Corrientes 348,
segundo piso, ascensor.
No hay porteros ni hay vecinos.
Adentro, cocktail y amor.
Pisito que puso Maple:
piano, estera y velador,
un telefón que contesta,
una victrola que llora
viejos tangos de mi flor
y un gato de porcelana
pa' que no maulle al amor.
Y todo a media luz,
que es un brujo el amor,
a media luz los besos,
a media luz los dos.
Y todo a media luz
crepúsculo interior.
¡Qué suave terciopelo
la media luz de amor!
Juncal 12, 24
Telefoneá sin temor.
De tarde, té con masitas;
de noche, tango y cantor.
Los domingos, tés danzantes;
los lunes, desolación.
Hay de todo en la casita:
almohadones y divanes,
como en botica, cocó;
alfombras que no hacen ruido
y mesa puesta al amor.




CUESTA ABAJO (Gardel / Le Pera)
Si arrastré por este mundo
la vergüenza de haber sido
y el dolor de ya no ser.
Bajo el ala del sombrero
cuantas veces, embozada,
una lágrima asomada
yo no pude contener...
Si crucé por los caminos
como un paria que el destino
se empeñó en deshacer;
si fui flojo, si fui ciego,
sólo quiero que hoy comprendas
el valor que representa
el coraje de querer.
Era, para mí, la vida entera,
como un sol de primavera,
mi esperanza y mi pasión.
Sabía que en el mundo no cabía
toda la humilde alegría
de mi pobre corazón.
Ahora, cuesta abajo en mi rodada,
las ilusiones pasadas
yo no las puedo arrancar.
Sueño con el pasado que añoro,
el tiempo viejo que lloro
y que nunca volverá.
Por seguir tras de su huella
yo bebí incansablemente
en mi copa de dolor,
pero nadie comprendía
que, si todo yo lo daba
en cada vuelta dejaba
pedazos de corazón.
Ahora, triste, en la pendiente,
solitario y ya vencido
yo me quiero confesar:
si aquella boca mentía
el amor que me ofrecía,
por aquellos ojos brujos
yo habría dado siempre más.





NOSTALGIAS
Quiero emborrachar mi corazón
para apagar un loco amor
que más que amor es un sufrir...
Y aquí vengo para eso,
a borrar antiguos besos
en los besos de otras bocas...
Si su amor fue "flor de un día"
¿porqué causa es siempre mía
esa cruel preocupación?
Quiero por los dos mi copa alzar
para después poder brindar
por los fracasos del amor.
Nostalgias
de escuchar su risa loca
de sentir junto a mi boca
como un fuego su respiración.
Angustia
de sentirme abandonado
y pensar que otro a su lado
pronto... pronto le hablará de amor...
¡Hermano!
Yo no quiero rebajarme,
ni pedirle, ni rogarle,
ni decirle que no puedo más vivir...
Desde mi triste soledad veré caer
las rosas muertas de mi juventud.








Silencio en la noche.
Ya todo está en calma.
El músculo duerme.
La ambición descansa.
Meciendo una cuna,
una madre canta
un canto querido
que llega hasta el alma,
porque en esa cuna,
está su esperanza.
Eran cinco hermanos.
Ella era una santa.
Eran cinco besos
que cada mañana
besaban muy tiernos
las hebras de plata
de esa viejecita
de canas muy blancas.
Eran cinco hijos
que al taller marchaban.
Silencio en la noche...
Un clarín se oye,
peligra la patria.
Y al grito de guerra
los hombres se matan
cubriendo de sangre
los campos de Francia.
Hoy todo ha pasado:
renacen las plantas,
un himno a la vida
los arados cantan.
Y la viejecita
de canas muy blancas
se quedó muy sola,
con cinco medallas
que por cinco héroes
le premió la Patria.
Silencio en la noche...
Un coro lejano
de madres que cantan
mecen en sus cunas,
nuevas esperanzas.
Silencio en la noche.
Silencio en las almas...



30 dic. 2012

A. Selfa & Los Compadritos (TANGOS)


        A finales de los 80, tres componentes del grupo de rock 'Los Cuervos' y yo, creamos un grupo de tangos que empezó llamándose 'Bandoneón', más tarde 'Toni milonga y los compadritos' y finalmente 'Los compadritos'. Carlos Gómez (batería), Santiago Penagos (guitarra eléctrica) y Enrique Marí (bajo eléctrico) me acompañaron en este proyecto en el que llegamos a ser finalistas del Circuito Rock de Valencia, cantando tangos. Unos años después, Santi tuvo que dejar el grupo para dedicarse de lleno a 'Los Relevos', otro proyecto en el que estaba metido y que se encontraba en plena promoción en ese momento. 
Entraron entonces 2 nuevos 'compadritos': mi hermano Jaime (guitarra eléctrica) y Mateo Giarrusso (timbaletas y xilófono). Mateo era un profesor de percusión argentino afincado en Valencia. Su entrada en el grupo aportó una gran riqueza y nuevas sonoridades. 
       El repertorio básico del grupo se componía, en un primer momento, de tangos de Gardel, principalmente de su primera época. Más tarde fuimos incorporando temas propios y abriéndonos a otras posibilidades rítmicas, versioneando canciones de Les Negresses Vertes, Quintín Cabrera ("Milonga Niza") o Malevaje ("A candombear"). Mateo aportó su "Gata traidora" (con guiños caribeños); yo puse música al poema "Los ladrones", de Raúl G. Tuñón, (con ritmo de tango en la parte central), y compuse "En alta mar", la historia de un marinero que había perdido sus raíces, con un ritmo mestizo que recuerda vagamente al candombe o la milonga.
       Las grabaciones se realizaron en Valencia, en un estudio doméstico, entre 1988 y 1992 (excepto "En alta mar", en 1997). 
       Para oír más tangos en este blog, ir al enlace: TANGOS (II)


LA NOCHE DEL FAROL
(Letra: Conxa Martínez
Música: Antonio Selfa)
Márcale el paso a la vida,
revuelve sueños y angustias.
Vamos empujando adentro,
la barra es tango y acción
A la Taberna del Puerto,
espesura en el ambiente,
amores imaginados,
al roce de las miradas
arden bocas de repente...
Empapados en sudores
todo acabará a las cinco...
Arrastremos los amores
a la próxima estación:
taconeado y chapoteando
en la noche del farol.
El calor que nos retiene,
la lluvia que nos espera...
Nos quedaremos un rato
cobijando el corazón.
Como tantas otras veces,
él allí revoloteando,
acariciará sus nucas,
mientras no termine el juego
rindes cuentas a su encanto...
Empapados en sudores
todo acabará a las cinco...
Arrastremos los amores
a la próxima estación:
taconeado y chapoteando
en la noche del farol.

NO SIRVO PARA ESTAR ATAO (A. Selfa)
Si te digo que lo siento
no me quieres escuchar,
si por el contrario, miento,
no paras de preguntar.
No estoy puesto en la macana
y acabas por descubrir
que una mina se citaba
conmigo en el bulín.
¿Qué puedo hacer? No soy malvao,
es que no sirvo para estar atao.
Por mucho que yo te quiera
así me has de aceptar
o lo tomas o lo dejas
pero yo no he de cambiar
¿Qué puedo hacer? No soy malvao,
es que no sirvo para estar atao.
Veo en todas las mujeres
un motivo de pasión,
las quiero si ellas me quieren
y aceptan mi condición.
No piyo la vida en serio,
no soy tan gil, no señor,
que importa que esté sin vento
si me encurdela un amor.

SUERTE EN DANZA  (A. Selfa)
Me dispongo a partir,
no me importa el lugar,
no soporto el peso de los recuerdos,
el mirar hacia atrás
me gasta el corazón
y desarma el cajón de mis sueños.
Me dispongo a dejar
este viejo rincón,
ya hace tiempo la suerte fue echada
y no quiero oir más
esa triste canción
que grabada a fuego en mi alma quedó.
Tiempo... pena...
no soporto esta dura condena.
Suerte en danza,
aún me queda un dedal de esperanza,
y si todo se fue
ya no quiero llorar...
es la vida una copa que hay que apurar.
La mentira que hallé
en tu sucia traición
ha dejado mi pecho vacío,
y sin aire y sin fe
aún me queda valor
pa alimentar la llama de otro amor.

TENTACIÓN (A. Selfa)

Salgo a la calle contigo, 
con mi brazo en tu cintura. 
Tú me miras, yo te miro 
y caminas con soltura. 
Bajo tu falda de cuero 
se oculta la tentación... 
No se paga con dinero 
ni puede nada el acero 
ante tu corazón. 

Sueño con besarte toda al llegar la madrugada 
cuando todos mis deseos se postren ante ti. 
Y lo mismo que a una diosa te venero pues no hay nada 
más hermoso que tu cuerpo que hoy me hará feliz. 

 Te quito la chaquetilla 
 y te ofrezco una copa, 
te acomodas en la silla, 
el champán besa tu boca... 
Entre tus labios de fuego 
se oculta la tentación... 
no se paga con dinero 
ni puede nada el acero 
ante tu corazón.


Antonio Selfa & Los Compadritos (Valencia, 1990)


 MILONGA NIZA (Quintín Cabrera)

El gallo en su gallinero
abre las alas y canta, 
quien se acuesta en cama ajena
madrugando se levanta. 

Te quiero tanto, vidita,
vidita tanto te quiero, 
que si me sacan los ojos
te miro con los agujeros. 

En el tiempo'e los apostoles
los hombres eran barbaros, 
se subian a los arboles 
y se comian los pajaros...



 UNA VIDA DE PERRO ("IL" de Les Negresses vertes)

Bebe y se olvida que ha de vivir,
duerme y se olvida que ha de beber...
Es un destino
destino cruel....


GARUFA  (Collazo / Soliño)
Del barrio La Mondiola sos el más rana
y te llaman Garufa por lo bacán;
tenés más pretensiones que bataclana
que hubiera hecho suceso con un gotán.
Durante la semana, meta laburo,
y el sábado a la noche sos un doctor:
te encajás las polainas y el cuello duro
y te venís p'al centro de rompedor.
Garufa ¡pucha que sos divertido!
Garufa, ya sos un caso perdido;
tu vieja dice que sos un bandido
porque supo que te vieron la otra noche
en el Parque Japonés.
Caés a la milonga en cuanto empieza
y sos para las minas el vareador;
sos capaz de bailarte la Marsellesa,
la Marcha a Garibaldi y El Trovador.

Con un café con leche y una ensaimada
rematás esa noche de bacanal
y al volver a tu casa, de madrugada,
decís: "Yo soy un rana fenomenal".

UNO Y UNO (Traverso / Fava Pollero)
Hace rato que te juno
que sos un gil a la gurda,
pretencioso cuando curda,
engrupido y charlatán.
Se te dio vuelta la taba,
hoy andás hecho un andrajo;
has descendido tan bajo
que ni bolilla te dan.
¿Qué quedó de aquel jailefe
que en el juego del amor
decía siempre: "Mucha efe
me tengo pa' tayador"?
¿Dónde están aquellos briyos
y de vento aquel pacoy,
que disqueabas, poligriyo,
con las minas del convoy?
¿Y esos jetras tan costosos,
funyi y tarros de un color,
que de puro espamentoso
los tenías al por mayor?
¿Y esas grelas que engrupido
te tenían con su amor?
¿No manyás que vos has sido
un mishé de lo mejor?
Se acabaron esos saques
de cincuenta ganadores;
ya no hay tarros de colores
ni almuerzos en el Julien.
Ya no hay paddock en las carreras,
y hoy, si no te ve ninguno,
te acoplás con uno y uno...
¡Qué distinto era tu tren!

TOMO Y OBLIGO  (Romero / Gardel)

Tomo y obligo, mándese un trago, 
que hoy necesito el recuerdo matar; 
sin un amigo lejos del pago 
quiero en su pecho mi pena volcar. 
Beba conmigo, y si se empaña 
de vez en cuando mi voz al cantar, 
no es que la llore porque me engaña, 
yo sé que un hombre no debe llorar. 




LOS LADRONES  (Raúl González Tuñón)
Ven a verlos por la mañana
con la gorra hasta las orejas,
han desvalijado a las viejas
del asilo de las hermanas.
Dilapidarán sus dineros
con mujeres y malandrinos
en pocilgas y merenderos,
en milongas y clandestinos.
Y son humanos, inhumanos,
fatalistas, sentimentales,
inocentes como animales
y canallas como cristianos.
Dilapidarán...
Oirán un tango de Pracánico
y en lo del Pena ole con ole,
mientras sueñan con Rocambole
las muchachas en el Botánico.
Del Parque Goal el payador
humedecerá sus mejillas
cantando sombrías coplillas
de sangre, de muerte y de amor.
Recitado:
Los ladrones usan gorra gris, bufanda oscura y camiseta a rayas... Saben silbar, bajarse de los coches en movimiento y bailar el vals... Por otra parte, se enamoran de robustas muchachas, coleccionan tarjetas postales y a veces lucen un tatuaje en el brazo izquierdo: una flor, un barco y un nombre: ROSITA. Todos los ladrones están enamorados de Rosita.... y yo también.
Ninguna angustia los desgarra.
cada cual vive como quiere.
cuando la madre se les muere
le ponen luto a la guitarra.
Dilpidarán...
Ven a verlos por la mañana
con la gorra hasta las orejas.

.

EN ALTA MAR (A. Selfa)
Era un viejo marinero
el que vino a esta ciudad
Tenía el cuerpo encogido
por el peso de la edad,
nadie conocía su lengua
ni cuál su tierra natal.
Era un hombre extraño y fiero,
un viejo lobo de mar
que cansado de las aguas
eligió, para acabar,
un puerto lejano al suyo
donde nunca recordar.
Solitario, pendenciero
¿Dónde quedan hoy tus sueños?
Desperdiciaste tu vida en alta mar.
Arrastra hasta aquí tus huesos
que traigo un ritmo extranjero
preñado de sal y brisa
pa que puedas olvidar
Siendo un niño lo embarcaron,
siempre soñó regresar.
Tantos años navegando,
cuando volvió a su ciudad
todo estaba tan cambiado,
nada parecía igual.
Sin amigos y sin casa,
sin familia y sin hogar,
ya no reconoce a nadie,
a nadie a quien saludar.
¿Para qué tanto camino
si no hay donde llegar?
Solitario….
Con su camiseta a rayas,
con su sucio pantalón,
fumando en pipa de caña,
bebiendo aguardiente y ron,
sólo le hablaba a su perro
mientras chupaba un limón.
Solitario…


18 nov. 2012

"Los amigos de Georges" - SELFA canta BRASSENS




1. LA RUTA DE LOS 4 CUENTOS ("La route aux 4 chansons") Adapt. E. Peralta
2. TIEMPO AL TIEMPO ("Marquise") Adapt. A. Selfa
3. LA MAESTRA DE ESCUELA ("La maitresse d'ecole") Adapt. J. Carbonell
4. MARIETA ("Marinette") Adapt. Javier Krahe
5. EL TESTAMENTO ("Le testament") Adapt. Pierre Pascal
6. LOS ZUECOS DE ELENA ("Les sabots d'Hélène") Adapt. A. Selfa 
7. EN EL AGUA DE UNA FUENTE ("Dans l'eau de la claire fontaine") Adapt. A. Selfa
8. CAZANDO MARIPOSAS ("La chasse aux papillons") Adapt. A. Gray
9. EL PORNÓGRAFO ("Le pornographe") Adapt. Agustín Gª Calvo
10. LAS TROMPETAS DE LA FAMA (Les trompettes de la renommée) Adapt. A. Gª Calvo
11. EL RAPAZ QUE TOCA EL FLAUTÍN ("Le petit loueur de flûteau") Adapt. A. Gª Calvo
12. EL REY COJO ("Le roi boîteux") Adapt. Agustín Gª Calvo

~~~~~~
Grabado en Llaurí (Valencia) en 2012  
Voz y guitarra: Antonio Selfa
~~~~~~








Las 3 primeras estrofas son de las “Stances à Marquise” de Pierre Corneille (1603-1684). Marquise-Thérèse de Gorla era por entonces una joven actriz de la compañía de Molière de la que estaba enamorado Corneille. La cuarta estrofa está escrita 2 siglos y pico más tarde por el provocador periodista y novelista Tristan Bernard (1866-1947), que pone en boca de ella una irónica y contundente respuesta a los 'consejos' de Corneille.
En mi adaptación he suprimido deliberadamente los nombres propios que aparecen en la letra original (Corneille et Marquise), por lo que he titulado la canción: "Tiempo al tiempo" en vez del evidente "Marquesa", así evito de paso la confusión con el título nobiliario.

Con los años es verdad
que mi rostro envejeció;
recuerde usted que a mi edad
no estará mejor que yo.
El tiempo a las bellas cosas
se complace en marchitar,
él sabrá ajar sus rosas
como mi frente arrugar.
El firme curso del tiempo
nadie lo puede parar:
Como a usted a mí me vieron,
como soy yo la verán.
Puede que un día sea una anciana
pero ahora tengo veintitrés:
mi piel está fresca y lozana,
así que, amigo, fastídiate.
Mi piel está fresca y lozana,
así que, en tanto, ¡jódete!.




  
LA MAESTRA DE ESCUELA

En la escuela en la que aprendimos a sumar
la maestra tenía ganas de innovar,
y el tiempo en que aplicó aquel sistema audaz
fue dulce de verdad, dulce pero fugaz,
dulce pero fugaz.
Antes de llegar ella había tal dejadez
que de orejas de burro nunca hubo escasez
y quienes las vendían vieron la ocasión
de hacer una fortuna ante esta situación,
ante esta situación.
La maestra tenía aires de innovación
y al mejor de la clase un beso prometió;
un beso de los que en el cine se dan
en la boca al final la chica y el galán,
la chica y el galán.
Entonces sucedió algo insólito, pues
ya no hubo más novillos, más desinterés,
y aquellos vendedores de repente ¡plaf!
supieron lo que es la bancarrota, el crack,
la bancarrota, el crack.
El director cuando el curso llegó a su fin
las notas nos leyó con cierto retintín,
y la pobre maestra llena de rubor,
pues a todos nos dio matrícula de honor,
matrícula de honor.
En el recreo fue en donde ella se vio
obligada a cumplir lo que nos prometió,
y al ser tantos a los que tuvo que besar
la sesión se alargó hasta la hora de cenar,
la hora de cenar.
Huelga decir que aquel sistema innovador
no lo admitió jamás el necio del rector
de la escuela a pesar de su buen palmarés
se expulsó a la maestra pocos días después,
pocos días después.
E hizo la ociosidad su reaparición
si exceptuamos al sempiterno empollón
y el curso posterior fue un fracaso total
pues la clase sacó suspenso general,
suspenso general.
En la escuela en la que aprendimos a sumar
la maestra tenía ganas de innovar,
y el tiempo en que aplicó aquel sistema audaz
fue dulce de verdad, dulce pero fugaz.




***



MARIETA - Marinette (Adapt. de J. Krahe)




***






 LOS ZUECOS DE ELENA - Les sabots d'Hélène
(adapt. de A Selfa)

Los zuecos de Elena, 
rotos y enfangaos 
los que por su lao 
pasaban se burlaban de ella 
y la pobre Elena, 
allí como un alma en pena 
No busques más una fuente buena 
donde poder beber, 
las lágrimas de la pobre Elena 
podrán calmar tu sed.

Me metí en faena 
y se los quité 
los zuecos de Elena 
sin remilgos ni condena 
y hallé mi faena bien pagada, pues 
en los zuecos de la pobre Elena 
tan rotos y enfangaos 
yo descubrí los pies de una reina 
y me los he guardao.

El vestío de Elena, tan apolillao, 
los que por su lao....

Me metí en faena 
y se lo remangué 
el vestío de Elena, 
yo que no veo el problema, 
y hallé mi faena bien pagada, pues 
bajo el vestío de la pobre Elena 
tan viejo y arrugao 
yo descubrí piernas de una reina 
y me las he guardao.

El corazón de Elena nunca había cantao, 
los que por su lao...

Metido en faena 
allí me paré, 
allí me quedé 
a escuchar el corazón de Elena 
y hallé mi faena bien pagada, pues 
el corazón de la pobre Elena, 
que nunca había cantao, 
escondía el amor de una reina 
y yo me lo he guardao.



***




 ***







***
Etiquetas:
Brassens en castellano
Brassens en español
Selfa canta Brassens

***